¿Miedo a hablar en público?

¡Cuántas personas hay que tienen miedo a hablar en público!

Dicen que no son capaces de conseguir un trabajo en el que tengan que comunicarse con personas…. quizá por timidez, por falta de destreza al hablar, y es por eso que prefieren encontrar algo que no les haga sufrir por ello.

Pero se están engañando a sí mismos. En todos los trabajos, y no se me ocurre ninguno que no, hay que relacionarse.

La vida es relación y una parte importante es saber comunicarte, hacer llegar tu mensaje a los que te rodean. Tanto si eres terapeuta como vendedor, como profesional, o eres profesor, o madre o padre, abuelo, abuela, etc, necesitas hacerte entender, hacerte oír.

Cuando ya estás trabajando, seguramente tu miedo a hablar el público, o congelarte delante de la gente, quedarte en blanco… es un desastre. Disminuye tu autoestima, tu autoconfianza, y te hace parecer valer menos de lo mucho que vales.

Todo, por ese miedo que te paraliza, por no saber cómo empezar una charla, por no saber transmitir, interaccionar con el público o clientes…

Y lo malo es que se suele entrar en una espiral difícil de salir. al menos, sin ayuda.

Por eso hoy quiero hacerte llegar 3 claves, por ver si pueden ayudarte a salir de esta espiral de miedo escénico.

Clave 1: Prepara bien lo que quieres decir

Los que improvisan son las personas que llevan mucho tiempo realizando charlas. Si tu nunca has hablado, o tratado con el público, no lo hagas.

Prepara bien tu charla, apóyate en diapositivas, en apuntes, aunque luego todo salga de forma fluida, pero si anteriormente te has documentado, e incluso has ensayado la charla delante de un espejo, para ver tu comunicación no verbal, todavía vas a estar mejor preparado.

Los trucos propios de un orador profesional se adquieren cuando llevas muchas charlas. No te confíes y prepárate bien.

Clave 2: Sonríe desde el principio, gánate al público nada más empezar.

Bien sabes que hay una gran diferencia entre entrar en un escenario o sala con mirada huidiza y seria a entrar mirando a los ojos a las personas y con una amplia sonrisa.

Hasta leyendo el párrafo anterior, te habrás sentido diferente.

Si empiezas sonriendo, presentándote y contando una breve historia personal, sin aburrir… algo con lo que tu público se sienta identificado, tendrás muchas posibilidades de que tu conferencia, charla, venta etc… sea un éxito.

Clave 3: Aprende de quien ya lo ha conseguido

Nos empecinamos en caminar solos muchas veces… pero sabes que si vas solo, probablemente vayas más rápido (no se sabe si al éxito o al fracaso), pero si vas acompañado, llegarás más lejos.

Un mentor que te apoye y te enseñe es fundamental. Sobre todo si quieres obtener resultados perdurables, resultados que te transformen completamente. No se trata de hablar más o menos bien, sino de convertirte en un orador, independientemente si luego lo utilizas para una charla del colegio o para ponerte delante de mil personas.

La transformación de tu estilo, el cambio en tu presentación, en tu forma de moverte por un escenario, en cómo plantear una charla, es tan imprescindible, que casi podría afirmar al 100% que ningún orador de éxito lo ha aprendido por sí solo. Siempre ha contado con un tutor.

Precisamente por eso, para que veas simplemente cómo se hace, cómo se habla al público, cómo se crea una conferencia, te invito a que veas este seminario online gratuito de Nacho Muñoz, donde te explicará más secretos que harán que tus conferencias sean inolvidables.

Simplemente, haz click aquí para apuntarte.

¡Y deja el miedo para las películas de vampiros!

¡Feliz día!

Recuerda: apúntate aquí al seminario online gratuito.

Nos vemos pronto!!