¿Renovarse? ¿o Morir?

Los cambios de estación siempre nos inspiran para hacer un cambio en nuestras vidas, para apuntarte a un gimnasio, para matricularte en algún curso, o para comenzar nuevos hábitos.

El Ser Humano, pero también los animales, necesitan un cierto cambio. Y los cambios son buenos. Aunque no lo creas, siempre son positivos. Sólo tienes que buscar el aprendizaje que vas a obtener de los mismos.

Hoy estaba leyendo en un artículo la historia del águila. Parece ser que cuando un águila llega a los 40 años, solo puede hacer dos cosas: o renovarse o morir.

 El águila es un magnífico animal dotado de gran inteligencia.  Cuando las garras y el pico del águila se han desgastado y curvado tanto,  que tan apenas puede cazar, debe tomar una decisión drástica. O abandonarse hasta que muera por no poder cazar, o golpear contra una roca para desprenderse de su pico . Y esperar a que crezca para desprenderse, una a una de sus uñas. También renovará sus plumas. Ese proceso dura unos 150 días. Pero tras ello, el águila puede vivir 30 años más. Es digno de destacar la fortaleza de un ser tan maravilloso, que a pesar de un gran sufrimiento, decide seguir luchando por su vida, de forma valiente y sin rendirse…

Cuántas veces nos enfrentamos a decisiones que pueden cambiar o mejorar nuestra vida, a pesar que de momento nos cuesten, y las evitamos por miedo… es decir, nos dejamos “morir”, nos rendimos sin saber, que tras ese cambio, una nueva oportunidad de vida nos espera.

La mayoría de las veces no tomamos las decisiones por miedo. Miedo a fracasar, miedo a perder lo que ya tengo, miedo a lo que dirán… miedos que nos paralizan y no nos dejan avanzar.

Ahora, que cambiamos de estación, que nos adentramos en el otoño (aunque me vale para cualquiera), quizá sea el momento de tomar una decisión que cambie tu vida. Puede ser cambiar a un trabajo que amas, o comenzar unos estudios que, por miedo a gastar el dinero, no hayas hecho. Puede ser simplemente cambiar un hábito que tu sabes es pernicioso para ti.

La buena noticia – o la mala- es que el cambio que deseas para tu vida, está solamente en tus manos.

Sólo tu puedes ser el artífice del cambio. Y sólo depende de ti.

Yo ya estoy preparando el mío. Para mi es importante el aprendizaje, y me he apuntado a dos cursos nuevos, uno de ellos, de tapping. Además, voy a cambiar alguno de mis hábitos, que se que no me convienen.

Y tu, ¿qué vas a hacer?

Te invito a que visites nuestra nueva plataforma de cursos, e incluso si te apetece, puedes descargarte un ebook sobre coaching gratuito, que realmente es muy interesante, y que quizá te ayude a clarificar un poco tus posibilidades.

No te quedes viendo cómo pasa la vida, como un espectador más. ¡Súbete al  tren! La vida es maravillosa si se ve desde ahí.

¡Hasta la próxima!