Por qué necesitas un termostato si quieres generar Abundancia en tu vida aunque vivas en un entorno de negatividad y escasez

¿Qué pensarías si te dijera que las personas que te rodean (tus amigos, compañeros, familiares…) son las que te están impidiendo tener abundancia en tu vida?

Sí.

Como lo estás leyendo…

No te digo esto porque quiera ponerte en contra de ellos. Ni mucho menos. Es más, te diría que ni ellos mismos son conscientes de que están frenando tus posibilidades de obtener Abundancia.

Pero lo están haciendo.

Y te lo digo porque a mi también me ocurrió.

Te cuento…

Hace 10 años, cuando rondaba por mi cabeza la idea de emprender y dejar la Policía, tenía a todos mis compañeros (278 para ser más exactos) enviándome continuamente creencias negativas para que abandonase esa idea.

No paraban de decirme que “iba a ser imposible que pudiera vivir de la hipnosis” (que fue a lo primero que me dediqué). Y mis superiores me repetían que “pronto regresaría al Cuerpo, cuando me diese cuenta de lo que había hecho…”

Incluso mi propia familia alucinaba con mi idea de “dejar un puesto de funcionario y emprender por mi cuenta…”

En definitiva, mi entorno más cercano no paraba de proyectar de forma continuada ideas negativas hacia mí.

En este momento puedes estar pensando que lo “lógico” (lo entrecomillo porque yo no lo veía así) hubiera sido hacer caso a todas esas personas que me “recomendaban” (lo vuelvo a entrecomillar) que dejara mis creencias y optara por lo seguro, por lo que ya tenía, mi puesto de funcionario en la Policía.

Sin embargo, no escuché a nadie y seguí adelante con mis ideas.

Ahí fue cuando descubrí la técnica del termostato y cuando empecé a utilizarla.

Porque YO tuve que ser un termostato.

 

¿Por qué debes ser un termostato si quieres generar Abundancia?

Gracias a esta técnica – y a su aplicación- no permití que ninguno de los comentarios negativos que procedían de mi entorno me hicieran cambiar de opinión, y dejé la Policía para emprender. Y lo hice con una deuda de más de 20.000 euros.

Hoy en día sé que tomé la mejor decisión. Tengo la vida que deseo, la vida de mis sueños. No hay nada de lo que me propuse que no haya logrado.

 

¿Qué hubiera pasado sin en lugar de un termostato hubiera sido un termómetro?

En un principio podemos pensar que se trata de aparatos muy similares, con pequeñas diferencias. Al fin y al cabo, ambos miden la temperatura.

Sin embargo, las diferencias son muy grandes.

  • Un termómetro se adapta al entorno. Se dilata cuando aumenta la temperatura y se contrae cuando disminuye.
  • Un termostato, por el contrario, hace que el entorno se adapte. Regula la temperatura a su alrededor, impidiendo que suba o baje del grado adecuado.

Diferencias entre un termómetro y un termostato

Yo fui un termostato.

Mantuve mis estándares (mantuve lo que estaba haciendo) y no dejé que mi entorno me moviera, fui yo quién movió a todo mi entorno y sus opiniones negativas.

Si hubiera actuado como un termómetro, habría sido mi entorno (y sus opiniones negativas) el que me hubiese movido y, con toda seguridad, no hubiera dado el paso para emprender y conseguir la vida que deseaba.

¡Menuda diferencia!

¿No crees?

 

Personas que también fueron termostato y alcanzaron el éxito

A continuación te hablaré de 2 ejemplos bien claros de personas que utilizaron la técnica del termostato para conseguir el éxito. Es más que probable que la utilizasen sin saber que lo estaban haciendo (porque no se lo he enseñado yo), pero la pusieron en marcha para conseguir el éxito.

 

Connor McGregor

Connor Macgregor fue un termostato para alcanzar el éxito

Nació en una familia humilde. Tuvo que dejar el instituto para trabajar como fontanero con su padre. Cansado de este trabajo, lo dejó para dedicarse a las artes marciales mixtas, pero siempre tuvo problemas de dinero. Incluso una época vivió de las ayudas alimentarias de Irlanda.

4 años más tarde se convirtió en campeón de la Ultimate Fighting Championship (UFC) y gana 22 millones de euros al año.

Y todo ello porque no actuó como un termómetro.

Aún en los peores momentos actuó como un termostato. Mantuvo sus estándares y no permitió que nadie cambiase sus ideas. Hizo que el entorno se adaptase él.

 

Oprah Winfrey

Oprah Winfrey fue un termostato para alcanzar el éxito

Nació de madre soltera. En su infancia pasó hambre y pobreza. Fue víctima de abuso sexual y sufrió un aborto a los 14 años. Se escapó de casa buscando una vida nueva.

Hoy es periodista, presentadora, productora, actriz y empresaria y una de las personas más ricas, poderosas e influyentes de EE.UU.

¿Por qué?

Porque no fue un termómetro y no permitió a su entorno que la controlara. Fue un termostato y ella decidía lo que permitía y lo que no.

Ahora que ya lo sabes…

Tienes dos opciones:

  1. Seguir siendo un termómetro, dejarte influenciar por tu entorno y no alcanzar tus metas. Entre ellas la de la Abundancia.
  2. O actuar como un termostato, mantenerte firme en tus estándares y hacer que tu entorno se adapte a ti.

 

¿Quieres conocer más pautas para ser un termostato y dejar de actuar como un termómetro?

Inscríbete entonces en mi Masterclass “Desbloquea tu Abundancia Subconsciente”. Haremos juntos algunos ejercicios que te harán reflexionar y podrás comenzar a ser un termostato.

Pero no solo eso…

En esta Masterclass gratuita, experimentarás 30 minutos de hipnosis conmigo y eliminaré el primer Bloqueo que te está impidiendo atraer Abundancia a tu vida de forma natural.

Es hora de desbloquear tu mente y comenzar a generar Abundancia.

Te espero dentro.

Inscríbete en la Mastercalss desbloquea tu abundancia subconsciente